sábado, 29 de junio de 2019

Irán se prepara para la guerra cibernética


Irán ha mejorado rápidamente sus capacidades cibernéticas. Todavía no está en el rango superior de los ciber poderes, pero está por delante de la mayoría de las naciones en estrategia y organización para la guerra cibernética. Irán aprecia mucho la utilidad del ciberespacio como instrumento del poder nacional. Su amplia experiencia en actividades encubiertas ayuda a guiar su estrategia y operaciones utilizando el ciberespacio como una herramienta para la coacción y la fuerza, y ha creado una estructura organizativa sofisticada para gestionar el ciber conflicto. Esto significa que cualquier ataque a los Estados Unidos no será accidental sino parte de una estrategia mayor de confrontación.

Irán ve los ataques cibernéticos como parte de las capacidades militares asimétricas que necesita para enfrentar a Estados Unidos. El desarrollo del poder cibernético de Irán es una reacción a sus vulnerabilidades. Irán es el blanco habitual del espionaje cibernético extranjero. Irán e Israel están comprometidos en un conflicto cibernético no siempre encubierto. Stuxnet, un ataque cibernético a las instalaciones de armas nucleares de Irán, aceleró los propios esfuerzos cibernéticos de Irán. Sin embargo, lo que más temen los líderes de Irán es su propia población y el riesgo de que Internet desate algo como la Primavera Árabe. Las fuerzas de seguridad iraníes comenzaron a desarrollar sus habilidades de piratería durante la "Revolución Verde" de 2009 para extender la vigilancia y el control nacionales. Estos esfuerzos nacionales son la raíz de las capacidades cibernéticas de Irán.

La trayectoria de Irán muestra cómo un oponente de tamaño mediano que está dispuesto a asignar recursos puede construir el poder cibernético. Tres organizaciones militares desempeñan funciones principales en las operaciones cibernéticas: el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán (IRGC), el Basij y la “Organización de Defensa Pasiva (NPDO) de Irán”. El IRGC es el autor de una serie de incidentes dirigidos a objetivos estadounidenses, crítico israelí. infraestructura, Arabia Saudita y otros estados del Golfo. El Basij, una organización paramilitar civil controlada por el IGRC, administra lo que los líderes de Basij dicen que son 120,000 voluntarios de la guerra cibernética. El número es probablemente exagerado, pero el Basij utiliza sus conexiones con universidades y escuelas religiosas para reclutar una fuerza pirata informático proxy. El NPDO es responsable de la protección de la infraestructura. Para asegurar la coordinación entre la ofensa cibernética y la defensa, el Líder Supremo Ali Khamenei creó un "Consejo Supremo del Ciberespacio" compuesto por altos oficiales militares y de inteligencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Más leídas este mes